El timo de Wallapop

Artículo de

El timo de wallapop
Hace unos días puse a la venta un Mac Book Pro a través de Wallapop. Casi todo el mundo conoce Wallapop, porque lo han visto anunciado en la tele, o porque hemos usado dicha aplicación para comprar o vender algún artículo.
La cuestión es que cada vez el uso de esta aplicación es más popular ya que nos ofrece la posibilidad de ponernos en contacto con personas a las que les puede interesar cualquier artilugio que no utilicemos y nos interese vender. Puedes encontrar calcetines (usados), una bañera antigua o una colección de piedra. De todo… Yo la utilizo bastante. Suelo despojarme de todo aquello que en algún momento deja de serme útil o que simplemente no quiero tener. Unos días atrás colgué un Mac Book con la intención de conseguir comprador y esto es lo que me ocurrió:
Para mi sorpresa, nada más publicar el anuncio me escribe el primer interesado. Me sorprende porque pasó muy poco tiempo desde la publicación,  pero genial, mientras antes lo venda una cosa menos.

Nuestro primer contacto fue un poco brusco, por no llamarlo de otra manera. Me dice: “Soy Rosa maria de wallapo cuánto es el precio final y envíame la foto del macbook”. Le digo que el precio depende del que haya elegido ya que tenía dos equipos  publicados. Su respuesta literal e imperativa fue: «muéstrame la foto del mac”. La cosa ya me parecía rara, pero hay de todo en la calle. Eso pensé…

Después de mantener una conversación de besugos en la que en ningún momento hubo por su parte interés en las características o estado del equipo, y tras el envío de las mismas fotos ya públicas en el anuncio, pasamos directamente a: “cuanto es el costo del envio” – “Usted hace el envío por correo express”, acompañado, acto seguido, de la direcciones de entrega en un mensaje que claramente ya tenía preparó. No muy natural.

A pesar de todo, le indicó que no, que nunca he enviado por correo exprés. Volvemos a entrar en conversación de besugos en la que termino diciendo que sé como funciona el sistema de envío, pero que la aplicación lo gestiona todo y que, facilitándome el código, sólo tendría que entregar el paquete y todo listo.

Su respuesta…
Aquí doy una respuesta rápida y contundente.
La respuesta también fue rápida y tranquilizadora.

¡GENIAL!

Por mi perfecto aunque nunca, y hasta ahora, no he utilizado dicha forma de pago. Aún así, entendía que si usaba esa forma de debía hacer algún tipo de solicitud por la aplicación y así lo manifesté.

Como respuesta:

Un poco cortante la respuesta pero, será extranjero y no domina mucho el idioma pensé… yo que sé… lo lo importante es que le interesa y estamos cerrando acuerdo y hablando de lo que importa, ¡la pasta! que a veces nos ciega y no nos deja ver más allá…

En este punto, sigo sin saber cual de los dos equipos quiere. Me figuró que no sabe que en mi perfil hay dos y que sólo ha visto uno. Así que le pregunté…

Ya estaba un poco escéptico, pero aquí es donde enciendo todas las alarmas. Empiezo a tener claro que se trata de un timo aunque no tenía pruebas, o por lo menos no las había descubierto. Aún así continúe con la gestión de la operación. De momento no había hecho nada que me supusiera perjuicio alguno.

Decidí mandar un aviso para llamar la atención del susodicho y para ver qué argumento me daba para justificar tal comportamiento. La respuesta es la primera evidencia que se trata de un timo claro.

Sin embargo, necesitaba estar seguro y ratificar mis sospechas, fundamentales con pruebas. Lo primero en investigar fue Wallapay. Efectivamente, era un método de pago de wallapop pero no había suficiente información sobre su funcionamiento. Raro…

No le doy más vueltas y paso de comerme el tarro. Le paso mi nombre y mi número de cuenta. Total, no puede hacer nada más que ingresarme. Intentar sacar dinero sería como intentar ahorrar en pesos argentinos.

Dicho y hecho. Me llega un mensaje por correo electrónico de Wallapay y nada más llegar me avisa de que ha hecho el ingreso correspondiente más un añadido para cubrir los gastos de envío. Noto cierta insistencia con que debía enviar y en saber cuándo lo haría.

Al ver el mensaje y ver que no me llega nada por wallapop vuelvo a investigar. Analizo el correo y hato cabos sueltos. Al fijarme detenidamente veo lo siguient.

Claramente el remitente es Wallapaypaymentinfo@gmail.com y no Wallapay como me había dicho. Si te fijas en el logo se ve que no es la página oficial y que simplemente está allí para que lo parezca. Evidentemente no existía ninguna otra notificación y el correo me llega por que soy quien le facilita el correo. Cien por cien seguro de que es un timo. Aun asi, le segui el juego durante un rato por wapssap. Mientras me fijé con más detalle en su perfil y también me di cuenta de que el número era un tanto extraño. Me cansé de perder el tiempo y di por finalizada la conversación. No sin antes vacilar un poquito. Hay que tomarse las cosas con humor.

 

Varias días después seguí recibiendo el mismo tipo de mensajes y deduje que es una practica normalizada. Quizás yo no he caído, pero cuántas personas pueden caer con la misma historia. Si lo hacen de una forma tan normalizada es porque el “timo de la estanpita de toledo” les funciona.

Hay que ser más cuidadosos en Internet. No hay que tener miedo, pero debemos tomar precauciones y no aventurarnos a lo que no conocemos sin antes informarnos. Nadie da duro a pesetas. Piensa el por que te han elegido a ti para ganar es pedazo de móvil y no ha otro, en cómo es posible que por rellenar una simple encuesta voy hacer uno de los elegidos.

Internet puede ser una gran herramienta o un instrumento destructivo, depende de como lo quieres utilizar tú.

Deja un comentario

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

Sigue leyendo

¡Hola otra vez Blog!

Hola otra vez blog, hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí. La verdad es que te he abandonado porque he tenido mucho lio. Suena

Leer más

Si no estás haciendo la vida de alguien mejor, estás perdiendo el tiempo. Tu vida mejora al hacer mejorar la vida de alguien más.

Will Smith